¿Cómo ventilar aulas de la manera más eficiente y económica, sin penalizar el sistema de calefacción o de climatización?

En un escenario de “tormenta perfecta” como el actual dónde se suma a una pandemia mundial (COVID-19) unas intensas tormentas invernales como la que sufre actualmente la Península Ibérica, debemos comunicar a todos, que para combatir tanto la pandemia de la COVID-19 como el frío intenso actual, la geotermia nos brinda la ventilación geotérmica, la técnica de ventilación más saludable y económica, que todos debemos adoptar y aplicar en todas los hospitales, centros de salud, viviendas, locales, industrias y muy especialmente en las aulas con alta densidad de alumnos.

Este invierno está siendo especialmente extremo y frío en toda la Península Ibérica, las temperaturas han descendido dramáticamente, son muy bajas y la nieve como el hielo cubren con mantos blancos todas las regiones. Bellos paisajes blancos, bucólicos.

En invierno, especialmente en inviernos muy fríos como el actual, se suele tener un especial cuidado en ventilar los locales o aulas. Ventilar es interpretado por la mayoría de los ciudadanos, como un derroche de energía eléctrica y térmica, se interpreta prácticamente como “tirar” por la ventana el calor existente al interior del aula. Así que ventilar es entendido como una de las más importantes causas de aumento del gasto en energía eléctrica y térmica. Resumiendo: Para la mayoría de los ciudadanos, en invierno, más se ventile, más la factura de luz aumentará. En términos generales esto es cierto, sí, lo es, los ciudadanos no se equivocan, por lo que sí, ventilar de manera convencional no parece ser económico.

Sin embargo, ventilar con geotermia es muy eficiente y económico. Ventilar con geotermia supone renovar el aire interior viciado con aire exterior filtrado, limpio y atemperado. Básicamente, en invierno el aire exterior frío es filtrado, introducido y guiado por el interior de un tubo (intercambiador de calor geotérmico) situado en el subsuelo. A lo largo del recorrido efectuado por el aire exterior limpio, en el interior del intercambiador de calor geotérmico formado por el tubo enterrado, el aire limpio y frío en contacto con las paredes del tubo y estas a su vez en contacto con el terreno se calienta progresivamente en su viaje a través del intercambiador de calor geotérmico (tubo). Pues, en invierno, el aire exterior limpio y frío así en contacto con el terreno, ve aumentar su temperatura gracias a la temperatura mucho más alta del terreno que envuelve el tubo enterrado (intercambiador de calor geotérmico). El aire exterior limpio y frío, una vez recorrido el tubo enterrado (intercambiador de calor geotérmico) se ha calentado y es introducido al interior del aula idealmente por medio de una unidad de ventilación de doble flujo. La misión de la unidad de ventilación de doble flujo es la de recuperar el calor del aire interior viciado antes de ser expulsado al exterior, y transferir este calor al aire limpio y atemperado procedente del intercambiador de calor geotérmico (tubo enterrado). Resumiendo: Si en invierno, cogemos aire exterior frío, lo filtramos y antes de introducirlo al interior del aula lo hacemos pasar por el subsuelo a través de un tubo enterrado, el aire inevitablemente se calentará, evidentemente si seguimos este mismo proceso en verano, el terreno estará a temperatura inferior que el aire exterior, por lo que el aire exterior se enfriará, lo que certifica a la ventilación geotérmica como la ventilación más eficiente e inteligente, la única ventilación que no solo no penaliza energéticamente, sino que obtiene una ganancia térmica, lo que hace que la ventilación geotérmica sea la ventilación más rentable tanto económicamente como en términos de salud pública.

La ventilación geotérmica es vital en este periodo de pandemia COVID-19, ya que ventila, renovando de manera intensiva y continua el aire de las aulas, todo ello a la vez que aumenta significativamente la eficiencia energética de las instalaciones de calefacción o climatización.

La ventilación geotérmica aumenta tanto el COP/A (coeficiente de eficiencia energética anual), como el EER/A (índice de eficiencia energética anual) de cualquier tipo de instalación de calefacción o climatización.

Estaré encantado de contestar a cualquier pregunta sobre geotermia. Por favor cuidar de vuestra salud y la de los vuestros. Un abrazo desde Suiza, José Martínez, consultor internacional en geotermia superficial y profunda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =