48/2022 ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE GEOTERMIA

¡Geotermia también es “Esto”!

Geotermia es aprovechar el calor natural del terreno. Puedes aprovechar el calor del terreno para generar de manera económica energía electrica, energía térmica, energía mecánica o para producir cualquier cosa o producto que tú puedas imaginar. El aprovechamiento idóneo a mayor o a menor escala de la energía térmica y limpia existente en cada capa de terreno es a lo que llamamos geotermia.

Por lo que también es geotermia aprovechar la temperatura de las primeras capas de terreno para mantener de manera económica a una gran variedad de alimentos y a sus derivados, sin necesidad de costosos sistemas de acondicionamiento golosos en consumo energético (electricidad, gas, gasóleo u otros). Para ello se emplea una característica térmica singular de las capas de terreno, su estabilidad térmica. Habitualmente, en zona sin anomalía, la estabilidad térmica de la primera capa de terreno comprendida entre 1.5 y 20 metros de profundidad suele ofrecer las mejores condiciones higrométricas (temperatura, humedad…) para el almacenamiento y el mantenimiento económico de los alimentos y de sus derivados.

Actualmente muchos alimentos y sus derivados son almacenados, madurados, procesados y mantenidos habitualmente en extensas naves, todas ellas acondicionadas adecuadamente para que en su interior las condiciones higronométricas sean las ideales. El consumo energético de esta industria es muy goloso, siendo todavía mayor, en zonas geográficas dónde las condiciones higrométricas exteriores son extremas. Es evidente para este sector industrial, que la solución energética más económica y natural es la geotermia.

Hagamos memoria, el consumo energético tanto de una nevera, frigo, cámara o de una nave frigorífica para alimentación, depende de varios factores como pueden ser: temperatura y humedad mínima y máxima ideales de conservación de los alimentos. Calor desprendido por los alimentos. Calor especifico de los alimentos. Calor de respiración de los alimentos. Renovaciones de aire. Calor desprendido por ventiladores. Iluminación. Personas. Entradas y salidas. Entradas de calor a través de paredes externas, suelo, techo, tabiques. Entradas de calor por diversas causas o efectos. Convección. Radiación. Condensación humedad exterior. Aportes extras de calor latente por condensaciones varias. Ciclos de desescarche en evaporadores. Calor desprendido por cuadros eléctricos. Ventiladores. Elevadores. Carretillas, y un muy largo etc. El consumo energético de locales o naves provistas de sistemas frigoríficos mecánicos convencionales tanto para el mantenimiento como para la congelación de alimentos y sus derivados, es extremadamente goloso en energía eléctrica y térmica.

Para reducir drásticamente el enorme consumo energético de estos sistemas convencionales, de pequeñas o grandes dimensiones, los alimentos y sus derivados con necesidades higronométricas ideales compatibles con las existentes en el terreno, deben de ser almacenados en cámaras geotérmicas para una conservación y un mantenimiento mucho más económico y más natural de dichos alimentos y de sus derivados.

Actualmente la eficiencia energética es una cuestión vital, así pues, reducir nuestro consumo energético no es una elección, es un deber. Por lo que cualquier aprovechamiento de la geotermia, de la energía limpia y gratuita de la Tierra, sea a gran escala o a escala doméstica es bienvenido.

No deseo extender más este artículo, seguramente y no lo dudo seria muy interesante y muy extenso, pero también seria muy pesado. Por último, dejadme tan solo recordar que el electrodomestico que más energía eléctrica consume anualmente en vuestro hogar, es la ¡nevera o frigo! 😉

Como siempre, estaré encantado de contestar a vuestros comentarios, preguntas o sugerencias sobre geotermia, ¡sed y haced felices a los demás!

José Martínez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 + dieciseis =