48/2022 ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE GEOTERMIA

¿Si eres instalador de climatización, por qué deberías de elegir una bomba de calor geotérmica tierra-agua, antes que una aire-agua o aire-aire?

Si eres instalador de climatización (calor y/o frío), sabrás muy bien cómo obtener el mayor rendimiento térmico de una bomba de calor así cómo reducir en lo posible su consumo eléctrico.

Para ello, sabes de la importancia de elegir muy bien la unidad acondicionadora más adecuada para tu cliente, y esta la elegirás como es lógico, en función de algunos parámetros y condiciones que voy a citar (no todos) a continuación, algunos tales como:

  • La potencia de frío según la carga térmica máxima estimada de verano correspondiente a las estancias a climatizar.
  • La potencia de calor según la carga térmica máxima estimada de invierno correspondiente a las estancias a climatizar.
  • El consumo eléctrico máximo en frío o en calor (el mayor de los dos) de la bomba de calor que cumpla con las cargas térmicas estimadas.
  • Si la bomba de calor se alimentará para la condensación y/o evaporación de una fuente primaria tal como el aire exterior, el agua o por medio del terreno.
  • Si la unidad acondicionadora será del tipo aire-aire, aire-agua, agua-agua o tierra-agua.
  • Si la unidad acondicionadora será ser del tipo compacta, partida, vertical o de tipo horizontal.
  • El tipo de distribución de calor hasta los elementos terminales de distribución de calor.
  • El tipo de medio caloportador con el que se le suministra a cada uno de los elementos terminales de distribución de calor.
  • El tipo de climatología e higrometría concreta de la zona dónde se ubique la instalación.
  • El espacio disponible en la la sala de máquinas o al exterior, en definitiva dónde tendrás que situar la unidad acondicionadora.
  • El nivel sonoro máximo admitido por tu cliente, generado por el funcionamiento de la unidad acondicionadora.
  • Etc…

Responder a las preguntas que te haces habitualmente, como lo son algunas de las arriba indicadas, hace que tus respuestas vayan conformando perfectamente y correctamente la unidad acondiconadora mas adecuada a la instalación de tu cliente.

Como bien sabes, una bomba de calor bien elegida aumentará su rendimiento y disminuirá su consumo eléctrico, en beneficio de tu cliente y por supuesto también en el tuyo. Para ello es preciso que la unidad acondicionadora elegida trabaje en condiciones óptimas.

También sabes que cada bomba de calor varia su rendimiento térmico y por tanto su consumo eléctrico en función de varios parámetros, siendo uno de ellos la temperatura exterior existente y/o de la temperatura interior fijada en el termostato de las estancias a climatizar.

El asunto es que cada unidad acondicionadora se adapta modificando su curva de funcionamiento en razón a las condiciones de condensación y/o evaporación del instante en que está bomba de calor está en funcionamiento. La curva de funcionamiento de una unidad acondicionadora tiene habitualmente forma de campana o “U” invertida, dicha curva depende (entre otras cosas) de las condiciones higrométricas exteriores e interiores, más las condiciones higrométricas seán extremas y variables, más aumentará o disminuirá de manera instántanea tanto el rendimiento térmico de la bomba de calor como su consumo eléctrico instántaneo.

Resumiendo: si las condiciones higrométricas exteriores son muy variables y con grandes diferencias entre extremos, pues lamentablemente nuestra bomba de calor sea del tipo que sea rendirá mucho menos y consumirá mucho más.

Llegado hasta aquí, es muy fácil intuir que una bomba de calor geotérmica tiene la inmensa ventaja de trabajar en condiciones óptimas de condensación y/o evaporación lo que le permite aumentar en más de un 30% respecto a cualquier otra de otro tipo, hasta tal punto es esto así, que para explicarlo es más que suficiente observar que su curva característica de funcionamiento es prácticamente ¡una recta horizontal! y ya no una “U” invertida como las bombas de calor de otro tipo distinto a las bombas de calor geotérmicas.

Esto es debido a que la temperatura del subsuelo (terreno) que envuelve los intercambiadores de calor geotérmico o sondas geotérmicas es prácticamente invariable a lo largo de todo el año y durante toda la vida útil de la instalación de frío y/o calor de tu cliente, la enorme ventaja del óptimo rendimiento de las bombas de calor geotérmicas es debida a que su principal fuente primaria de calor se obtiene del subsuelo, un lugar dónde no existen grandes diferencias higrométricas o de temperatura.

También es de subrayar que las bombas de calor geotérmicas en funcionamiento generan un nivel sonoro muy inferior a cualquier otro tipo de unidad acondicionadora aire-aire o agua-aire.

Elije bien, elije siempre una bomba de calor geotérmica, saldrás ganando un cliente.

Son muchas más las razones del por qué una bomba de calor geotérmica, pero no deseo alargarme mucho en este pequeño artículo, espero que te haya parecido interesante y ameno, el objetivo era ese 😉 y si tienes preguntas (que seguro tienes) sobre geotermia, estaré encantado en intentar contestarlas una a una.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho − cuatro =